<$BlogRSDUrl$>

jueves, enero 15, 2004

Animacion
Pastoral Juvenil Salesiana Centroamerica
Celebración de Don Bosco
Para los centros de estilo salesiano el mes de enero es el mes de San Juan Bosco, “Don Bosco” para todos y para todas.
Aprovechando su fiesta, proponemos una actividad relacionada con él, que puede adaptarse a cualquier otro personaje que deseemos resaltar. Por ejemplo, el 30 del mismo mes, el día de Gandhi (San Gandhi para muchos).
La actividad que proponemos sería realizar un circuito de cuentacuentos en el que se van narrando diversas historias sobre el personaje escogido.
Para desarrollar la actividad propuesta, debemos seleccionar entre 5 y 7 anécdotas o datos biográficos que nos interesa resaltar por los valores que se vivencian en esos relatos, o por ser hechos básicos y claves en la vida del personaje en cuestión.
Una vez seleccionados, deberemos incorporar a esas narraciones datos erróneos o falsos para que los que participantes en el juego sean capaces de descubrirlos.
Con las narraciones preparadas buscamos unos voluntarios y voluntarias que narren con interés las historias preparadas como si fuesen unos buenos cuentacuentos. Lo ideal, sería disfrazarse según la narración escogida y buscar un rincón en el que colocar algún elemento que identifique la acción que se narra.
Los datos erróneos se podrán incorporar, dependiendo de la edad y de la información que se tenga del personaje en cuestión. Pueden ser muchos o pocos, sencillos o complejos, ... o incluso, si es para muy pequeños simplemente con la historia verdadera valdría, para no confundir a destinatarios que desconocen todo de la vida y milagros del personaje seleccionado.
Una vez dispuesto el lugar, el centro educativo, Centro Juvenil, Oratorio, etc., nos situamos siguiendo un orden lógico, si es necesario. Nos colocamos en un círculo imaginario como si fuésemos las horas de un reloj; de esa forma, el grupo que comience en el cuentacuentos número 1 cuando finalice su tiempo pasará sin tropezar con otro grupo al cuentacuentos número 2 y así sucesivamente.
La propuesta es organizar grupos poco numerosos, dependiendo de la edad de los participantes. Cuanto más pequeños menor número para que capten lo mejor posible la historia narrada y no pierdan detalle.
Según el estilo y la veteranía de los “cuentacuentos” se podría incorporar a la narración los propios destinatarios, ayudando en una posible narración escenificada o convirtiéndolos en elementos de la propia narración. Todo es válido para con seguir una mayor implicación de los chicos y chicas.
Cada 10 minutos, cambiamos de cuenta - cuentos, pasando todos los grupos por los distintos cuentacuentos.
A medida que el cuentacuentos va narrando la historia, se le puede interrumpir para indicar si es un error lo que está diciendo en ese momento, o, si se prefiere, al final de la narración se reseñan, entre todos, los errores que se han ido localizan do.
Lógicamente lo que pretendemos es acercar ese personaje, de una forma lúdica, a unos destinatarios que lo desconocen o que lo conocen poco.
Apostar por la narración es apostar por educar con el corazón. A partir de esta experiencia animémonos a seguir contando los mejores «cuentos» a nuestros destinatarios y destinatarias (y que su relajación no nos desanime: es parte de la fantasía).
Xulio C. IGLESIAS
Ourense

Tomado de:
Misión Joven,
Cuaderno Joven, CCS,
Enero – Febrero 2003


CELEBRACIÓN DE INICIO DE CURSO

Mi decálogo al comienzo de un nuevo curso
SIGNO: Decálogo.
POEMA: Educar, de Gabriel Celaya.
PALABRA DE DIOS: Los talentos, Mt 25, 14-30.
ELEMENTOS NECESARIOS:
— Papeles en blanco y bolígrafos.
— Papeles a colores con los dos decálogos.

1. INTRODUCCION
Amigos, amigas, ¿preparados? ¿Dispuestos? Vamos a comenzar un nuevo curso. Y les vamos a ofrecer dos decálogos.
¿Qué es un decálogo? Es un listado de diez leyes o preceptos. Los diez mandamientos de la Ley de Dios, las Tablas de la Ley o simplemente los Mandamientos, este es el decálogo más conocido y oído.
Son unas normas, unos mandamientos para que les sirvan de ayuda.
Escucharemos dos decálogos distintos, ustedes tienen que hacer el suyo. Quédense con aquel o aquellos puntos que cren y les parezcan más importantes. Se los daremos al final por escrito.
Escuchen

2. LECTURAS
• Decálogo para aprobar el curso sin mucho trabajo
1. No traigas nunca el libro a la clase.
2. Pide siempre prestado el bolígrafo.
3. Cuando el profesor explique algo nuevo, piensa en la novia o en el novio o en otra cosa.
4. Vive todos los días pensando en el fin de semana.
5. No hagas nunca los trabajos.
6. En el taller, pasa el rato mirando y acariciando las máquinas, la computadora o la herramienta que tengas en las manos.
7. No hagas caso nunca de lo que diga el profesor o profesora.
8. En casa, no abras ningún libro de ninguna asignatura.
9. Acuéstate tarde porque has estado de juerga.
10. Si alguna vez se te ocurre o pasa por la cabeza estudiar o trabajar, rechaza esa idea como mala y ponte a descansar.
Amigo, amiga, no te quepa la menor duda, cumpliendo bien estos diez puntos, aprobarás el curso y todo irá bien y además sin haber haberte esforzado mucho.
¡Enhorabuena si te propones cumplir este decálogo desde el principio!

• Decálogo para salir bien parado
1. Organízate. Ordena tus cosas. Funcionarás mejor.
2. Colabora. Debemos mantener, mejorar y sacarle partido a los materiales que tenemos.
3. Aficiónate a la lectura. Mucha televisión te distraerá, no te va a costar; leer sí te costará. El saber leer te llevará al éxito en los estudios.
4. Sé responsable. Esfuérzate y da tu propia respuesta a las ofertas de estudio y de trabajo de los profesores.
5. llusiónate. Mira siempre adelante. Con ilusión todo te será más fácil y será un buen motor para avanzar con ganas.
6. Sé buen compañero, sé buena compañera. Amable, cariñoso y atento.
7. Utiliza los medios, libros, bolígrafos. No vale decir: “Se olvidó”.
8. Ten buenos modales. Usa palabras educadas.
9. Respeta la vida. Apréciala y que se vea que es así en personas, animales y plantas.
10. Procura siempre hacer bien las cosas. Te sentirás mejor y te irás superando y estarás satisfecho y contento de ti mismo. Te auto- estimarás y esto va a ser la base de tu superación en todo.
Suerte, amigo, suerte, amiga. Si te haces con este decálogo o similar, seguro que todo irá bien. Al final, recogerás buenos frutos y no sólo calabazas.

3. POEMA
Los profesores, maestras y maestros, acompañantes en tu camino, queremos participar activamente con ustedes, de ahí que nos ayude este poema de Gabriel Celaya; estos son nuestros sentimientos para con ustedes en este comienzo de año.
Debe ser un profesor o profesora quien lo lea, entone o recite.
“Educar es lo mismo que poner un motor a una barca... hay que medir, pesar, equilibrar...
y poner todo en marcha.
Pero para eso
uno tiene que llevar en el alma
un poco de marinero.., un poco de pirata...
y un poco de poeta...
y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar mientras uno trabaja, que ese barco, ese niño
irá muy lejos por el agua.
Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras
hacia puertos distantes, hacia islas lejanas.
Soñar que cuando un día esté durmiendo nuestra propia barca, en barcos nuevos seguirá nuestra bandera enarbolada”.
Gabriel Celaya

4. BREVE COMENTARIO

5. EL DECÁLOGO PERSONAL
Se entrega a cada asistente los dos decálogos por escrito, un papel en blanco y un bolígrafo para que cada uno ponga en un papel uno o varios puntos de los decálogos dados u otros puntos creativos que le servirán como ayuda ante el nuevo curso que comienza. Es importante que cada participante cree un decálogo propio.

6. OFRENDA DE LAS BUENAS INTENCIONES
Quien desee, deja sobre la mesa central o altar lo escrito en el papel en blanco. El animador puede leer algunos de los papeles y hacer un breve comentario, animando a los presentes.
7. ORACIÓN DE LA COMUNIDAD
— Por las y los jóvenes del mundo, a los que se les brinda una nueva oportunidad de estudio, para que la aprovechen.
Roguemos al Señor.
— Por aquellas personas que nunca han tenido ni vuelven a tener facilidades para poder estudiar.
Roguemos al Señor.
— Para que todos los presentes, aprovechemos los días de trabajo y estudio que se nos brindan. Para que asimilemos el alimento de este curso escolar.
Roguemos al Señor.
— Por todos nosotros para que al final del curso que comienza nos encontremos satisfechos y contentos por haber aprendido y haber visto nuevos horizontes.
— Para que estemos siempre dispuestos a adquirir nuevos conocimientos, aún cuando seamos adultos y creamos que ya hemos aprendido suficiente.
Roguemos al Señor.

8. BENDICIÓN
PRESIDENTE: Que Dios Padre - Madre los bendiga y dé fuerza en estos comienzos.
TODOS: Amén.
PRESIDENTE: Que Jesucristo, Hijo de Dios, los bendiga y les dé valor para seguir la tarea que se les encomienda.
TODOS: Amén.
PRESIDENTE: Que el Espíritu de Dios los bendiga y les dé sus dones, en especial el de sabiduría y ciencia, para cumplir bien la misión que comienzan.
TODOS: Amén.
PRESIDENTE: La bendición de Dios Todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo, descienda sobre ustedes.
TODOS: Amén.

DESPEDIDA
Con alegría, valor y buen ánimo; pueden ir en la paz del Señor.

ANEXOS
DOCUMENTO I
Decálogo: sólo para listos.
Siempre ha sido así
— Tú a lo tuyo, y los demás; allá ellos.
— No seas generoso, que te arrepentirás.
— Dialoga, pero salte con la tuya.
— No te sacrifiques, que se reirán de tí.
— Procura no mentir, pero no digas toda la verdad.
— Cuando te toque dar a ti, calcúlalo bien.
— No escuches a los tontos, sólo dicen tonterías.
— No te compliques la vida, no merece la pena meterse en líos.
— No seas iluso, todos hacen lo mismo, aprovéchate siempre de los demás.
— Otros viven mejor que tú; que empiecen ellos a compartir contigo.

DOCUMENTO II
Debemos escuchar a los jóvenes
Si queremos ser sinceros y realistas, los adultos tenemos que confesar que no nos resulta fácil hablar de los jóvenes y, menos todavía, hablar a los jóvenes. Tenemos relación con ellos, pero no podemos vivir día a día en nuestra propia carne sus problemas, inquietudes e interrogantes.
Sus preguntas y planteamientos nos resultan, con frecuencia, concertantes. Sus críticas nos inquietan. Sentimos la tentación de juzgar sus actitudes y enjuiciar su conducta, antes de haber escuchado atentamente sus interpelaciones. Es el riesgo que corre todos los adultos cuando nos acercamos al mundo complejo y apasionante de la juventud.
Y, sin embargo, creemos con sinceridad que su voz debe escucharse. La juventud es el sector en el que mejor y más drásticamente se reflejan las profundas mutaciones, crisis y contradicciones que vive nuestra sociedad contemporánea. Al mismo tiempo, los jóvenes son los que con más audacia expresan las preocupaciones y problemas más hondos que afectan hoy a la humanidad.
El fenómeno juvenil es el reto más fuerte para una sociedad y para una Iglesia que deseen enfrentarse lúcidamente al futuro. Ese futuro no se hará sin ellos. Los jóvenes son, sin duda, el potencial más rico en posibilidades, promesas y esperanzas para nuestro porvenir.
Muchos discrepamos de ciertas actitudes de la juventud de hoy, pero también, si somos sinceros, debemos reconocer que encontramos en los mismos, motivos serios para cuestionarnos.

DOCUMENTO III
Dichos significativos sobre la educación
— La peor forma de recompensar al maestro es seguir siendo siempre discípulo.
— Dos cañas beben de un mismo arroyo, una está vacía, la otra es una caña de azúcar.
— No basta con desarrollar la inteligencia; más importante es formar el carácter y educar la sensibilidad del corazón.
— Es educador de jóvenes aquella persona que les ofrece caminos hacia lo invisible.
— No se enseña lo que se sabe, ni se enseña lo que se dice; se enseña lo que se hace.
— Educar es un arte difícil y delicado integrado con un poco de ciencia, más paciencia, mucho de buen sentido y sobre todo mucho amor.

Tomado de:
Burgui José Miguel, Celebraciones del Signo, CCS, 2001


DINÁMICAS

1.- CHINA
No es difícil extraviarse en los cientos de salas y salones que constituyen el Palacio Imperial de China, no sólo para quienes lo visitan ocasionalmente, sino incluso para quienes llevan años al cuidado de la suntuosa morada imperial. Para resolver este inconveniente, hay decenas de hilos de color que unen sus múltiples zonas. Quien desea ir al «Salón de los Cien Cuadros», por ejemplo, no tiene más que seguir el hilo amarillo; el que va a la biblioteca no debe perder de vista el azul, y así sucesivamente. Para seguirlos en la obscuridad de la noche, los hilos se distinguen también por su grosor. Como afirma un sabio dicho chino, “si Pelsin el Empeladol quiele dalse una vuelta poi el palacio, debe seguil algún hilo y cami nal despacio”
Sólo para ir a la cocina hay un método más adecuado: dejarse guiar por el olfato y seguir el delicado aroma de los sabrosos platos que preparan los cocineros imperiales.

Jugadores: Los que se quiera. Un coordinador o coordinadora de juego.
Cosas necesarias: Una cinta de tela para vendar, sucesivamente, a los jugadores. Un ovillo de cuerda. Otras cuatro o cinco cuerdas que se distingan de la precedente por su grosor. Varios hilos de lana.
Preparación: El director traza, con la cuerda del ovillo, un recorrido de cien metros, en el que abunden las vueltas y revueltas, así como los obstáculos que dificulten la marcha.
A continuación une, a la cuerda larga, las cuerdas de diverso grosor y los hilos de lana, de modo que formen una serie de cruces que hagan difícil el recorrido a los jugadores.
Reglas: El coordinador (a) venda, sucesivamente, a los jugadores y los lleva al principio del recorrido, que deben hacer en el menor tiempo posible, siguiendo la cuerda y sin abandonarla nunca.
La cuerda puede estar a diversas alturas, dar tres vueltas alrededor de un obstáculo, pasar debajo de otra, etcétera.
Es posible que haya que caminar de puntillas para llegar a ella o tener que arrastrarse por el suelo: lo importante es no perder el camino.
Al llegar al cruce con otras cuerdas, los jugadores estarán muy atentos a no confundirse y seguir siempre la misma, sin dejarse engañar por las demás.
Gana: El jugador que menos tarda en hacer el recorrido.

2.- LA RAMPA DE LANZAMIENTO
Para lanzar un misil al espacio, hace falta una torre sólida donde pueda sostenerse mientras le llega la hora de partir. Apenas termina la cuenta atrás, el misil se deshace del férreo abrazo de la torre y vuela veloz hacia el cielo. Al cabo de unos minutos, las partes del misil que le han dado el impulso inicial se desprenden, y la nave espacial, libre de tanto peso, abandona el campo de gravitación terrestre y comienza su aventura por el espacio. Hace algún tiempo la pequeña nación de “Patakrash” decidió mandar al espacio su propio misil; pero la rampa de lanzamiento de misiles de “Patakrash” es frágil; por lo que sus técnicos se vieron obligados a correr de uno a otro lado para mantenerla de pie.
Jugadores: De diez a veinte, más una coordinadora o coordinador de juego. Cosas necesarias: El mango de una escoba.
Preparación: Las y los jugadores (los técnicos espaciales) forman un círculo muy abierto alrededor del mango (el misil de la pequeña nación de Patakrash), que mantiene de pie en el suelo el coordinador (a) (la rampa de lanzamiento).
Reglas: El coordinador (a) llama por su nombre a un jugador (el técnico que en aquel momento atiende la rampa de lanzamiento); simultáneamente suelta el mango, que debe recoger al vuelo el jugador en cuestión, sin dejar que toque tierra.
Después toma de nuevo el mango, manda a su sitio al jugador y llama a otro, y así sucesivamente.
Se sanciona a quien lo deje caer.
El director procurará no interponerse entre el mango y el jugador; también estará atento a que todos los jugadores intervengan el mismo número de veces.
Gana: El técnico que tiene menos fallos (el jugador que termina el juego con menos sanciones).

3.- EL ARBOL GENEALÓGICO
El sueño, más o menos confesado, de muchos hombres de ciencia es reconstruir pieza a pieza el árbol genealógico de los grandes dinosaurios. ¿Cómo eran los antepasados del feroz tiranosauro? O ¿quiénes son los descendientes del manso diplodoco? Con el paso de los años se ha encontrado respuesta a muchas preguntas pero todavía faltan no pocos anillos en la larga cadena de la evolución.
Jugadores: Los que se quiera, controlados por un coordinador o coordinadora que tenga ganas de escribir.
Cosas necesarias: Papel, lápiz y diccionario para cada jugador.
Preparación: El director escribe, para cada jugador, una lista de diez palabras que respondan a las exigencias del juego (exigencias que obedecen a las reglas que se dan más abajo).
Para evitar errores, las diez palabras se tomarán del diccionario del jugador, y no de otro cualquiera.
Reglas: Los jugadores buscan en su diccionario las diez palabras que le han asignado. Junto a cada una de ellas, escribirá la que le sigue en el diccionario.
Leyendo, una tras otra, las cuartas letras de las diez palabras que ha escrito, obtendrá la palabra final, que comunicará al director.
A fin de evitar que un jugador intente hacer su trabajo sin buscar las palabras en su diccionario, conviene que el director controle, no sólo la exactitud de la solución final, sin también la lista de las palabras escritas por el ganador (el estudio de un árbol genealógico requiere mucha exactitud y no meras aproximaciones...).
Gana: El jugador que primero comunica al director la solución exacta, corroborada por la lista de las diez palabras de las que ha sido obtenida.

4.- DELICIA DEL PALADAR

En medio del lago “Agua en Boca” hay una isla, defendida por una serie de puntiagudos escollos. En ella vive el último vástago de la familia “Del Paladar”, la joven y golosa “Delicia”, cocinera de destreza legendaria.
Los habitantes de las poblaciones que rodean el lago han intentado varias veces desembarcar en la isla para saborear los exquisitos platos de tan inefable cocinera; pero hasta ahora los escollos siempre han acabado con las embarcaciones y puesto en peligro las vidas humanas. A la gente, pues, no le queda más solución que merodear por los alrededores de la isla para disfrutar, al menos, del aroma que sale de la cocina de “Delicia del Paladar”.
Jugadores: Dos o más equipos de ocho jugadores.
Cosas necesarias: Una sábana por equipo. Una silla (la isla de “Delicia”).
Preparación: Todos los jugadores (los habitantes de las poblaciones que rodean el lago) se ponen en la línea de salida (la orilla del lago de “Agua en Boca”).
Cuatro miembros de cada equipo hacen de primeras embarcaciones, estrechándose uno contra otro y rodeando a su grupo con una sábana. Los dos extremos opuestos de la sábana deben estar juntos; por tanto, sólo se juntan lo estrictamente necesario.
Reglas: Cuando se dé la señal, salen las embarcaciones, cruzan rápidamente el campo de juego (el lago), dan vueltas en torno a la “silla isla” y vuelven atrás.
Si la embarcación hace agua (es decir, se separan los extremos de la sábana), hay que detenerse y obstruir la vía de agua (juntando los lados) antes de seguir la navegación.
Una vez en la orilla, dos miembros de la tripulación desembarcan para dejar su sitio a dos compañeros que todavía no han hecho la travesía.
Se sale de nuevo para dar otra vuelta alrededor de la isla.
Gana: El equipo que primero logra la travesía de todos sus jugadores.

Tomado de:
Giacone Elio/ Schiavetta Massimo
Un juego al día 1
CCS, 2001

CATEQUISTAS

Dios sale a nuestro encuentro


La revelación histórica del Plan de Dios sobre el hombre y sobre el mundo es la revelación gratuita del misterio profundo del ser de Dios en Nuestro Señor Jesucristo En esta revelación, el hombre encuentra respuesta a las preguntas mas fundamentales que se hace Preguntas que buscan el conocimiento de Dios y el sentido de la vida del hombre sobre la tierra. Preguntas sobre la existencia, los enigmas de la vida, de la muerte y del destino de la humanidad. Con la revelación podemos alcanzar un conocimiento cierto de Dios, del hombre y del mundo.

DIOS REVELA SU MISTERIO AL HOMBRE
En el hombre existe un desequilibrio constante. Por una parte tiene el deseo irrenunciable de felicidad y, por otra parte, la incapacidad de alcanzarla por sus solas fuerzas. La búsqueda ansiosa de la felicidad es la huella existente de Dios en lo más íntimo de nosotros mismos: Todo hombre resulta para sí mismo un problema no resuelto, percibido con cierta oscuridad.
Nadie en ciertos momentos, sobre todo en los acontecimientos más importantes de la vida, puede escapar del todo al interrogante referido. A este problema sólo Dios da respuesta plena y totalmente cierta: Dios, que llama al hombre a pensamientos más altos y a una búsqueda más humilde de la verdad (GS 21).
Dios mismo ha puesto ese deseo en el fondo de nuestro espíritu. A través de esa huella, Dios nos atrae hacia sí para que lo busquemos con sincero corazón, pues Quería que lo busca sen a Él, a ver sí, al menos a tientas, lo encontraban; aunque no está lejos de ninguno de nosotros, pues en Él vivimos, nos movemos y existimos (Hch 1 7,2 7-28).
San Agustín fue un hombre que buscaba a Dios con sinceridad. En el año 386 recibió la gracia de creer en Jesucristo. En su libro Las Confesiones dice: “Buscaba el camino y no lo encontraba. Hasta que penetré en mi interior y, al entrar, ví, con los ojos del alma, una luz extraordinaria. Tú estabas dentro de mí y yo te buscaba fuera”.
A pesar de la capacidad del hombre de llegar a conocer a Dios, principio y fin de todas las cosas, mediante la luz de la razón, Dios ha querido salir de su ocultamiento y revelar el misterio profundo de su Ser pues, el hombre, con sus solas fuerzas naturales, no hubiera alcanzado el conocimiento de la vida íntima de Dios si el mismo Dios no hubiera salido desde siempre al encuentro del hombre: éste no puede recorrer el camino hacia Dios si Dios no se encamina antes hacia él (ENF 96).
Dios, en su inmensidad, para revelarse a la persona humana ha seguido una pedagogía divina particular. Se ha servido de palabras humanas y de acontecimientos concretos: Dios se comunica gradualmente al hombre, lo prepara por etapas para acoger la Revelación sobrenatural que hace de sí mismo y que culminará en la Persona y la misión del Verbo encarnado, Jesucristo (CEC 53).
Al revelarnos Dios su misterio de Amor Trinitario y manifestarnos cuál es su voluntad sobre nosotros, mediante los acontecimientos de la Historia de la Salvación y de las palabras divinamente inspiradas que os acompañan y explican, quiere hacernos a todos los hombres capaces de responderle, de conocerle y de amarle más allá de lo que seríamos capaces por nuestras propias fuerzas: Quiso Dios con su bondad y sabiduría, revelarse a Sí mismo y manifestar el misterio de su voluntad (cf. Ef 1,9): por Cristo, la Palabra hecha carne, y con el Espíritu Santo, pueden los hombres llegar hasta el Padre y participar de la naturaleza divina (cf. Ef 2, 18; 2 P 1,4). En esta revelación, Dios invisible (cf. Col 1, 15; 1 Tm 1,17), movido de amor, habla a los hombres como amigos (cf. Ex 33, 11; Jn 15- 14-15), trata con ellos (cf. Bar 3,38) para invitarlos y recibirlos en su compañía (DV 2).

DIOS SE REVELA EN LA ANTIGUA ALIANZA
La Historia de la Salvación nos recuerda las situaciones por las que ha pasado el hombre, cómo ha superado esas dificultades y nos muestra, de manera especial, cómo Dios ha intervenido en esa historia, siempre en favor del hombre, para salvarlo.
Dios escogió a un pueblo, Israel, para manifestar en él su designio de salvación para todos los pueblos de la tierra: Yo, el Señor, te he llamado con justicia, te he cogido de la mano, te he formado, y te he hecho alianza de un pueblo, luz de las naciones (ls 42,6).
LOS PATRIARCAS: Para reunir a la humanidad dispersa, Dios elige a Abram llamándolo «fuera de su tierra, de su patria, de su casa» (Gén 12, 1), para hacer de él «Abraham», es decir, «el padre de una multitud de naciones» (Gén 17,5): «En ti serán benditas todas las naciones de la tierra» (Gén 12,3) (CEC 59). Fueron grandes patriarcas de Israel: Abraham, Isaac, Jacob y José.
EL ÉXODO: La liberación de la esclavitud en Egipto se convirtió en el acontecimiento salvador más trascendental de la historia del Antiguo Pueblo de Dios. Este hecho es el modelo y la referencia de todas las acciones amorosas de Dios en favor de la salvación de todos los pueblos. Dios estableció con Israel la Antigua Alianza del Sinaí y le dio, por medio de Moisés, su Ley para que le reconociese y le sirviera como el único Dios vivo y verdadero.
LOS JUECES: Cuando el pueblo de Dios entró en la tierra prometida, Dios siguió enviándole hombres que, en su nombre, cuidaron del pueblo en los momentos de peligro y dificultad. Dios estuvo con ellos y jamás les retiró su favor.
LOS REYES: Dios repite a David la gran promesa que hizo a Abrahán. Lo sacó del cuidado de las ovejas para ser jefe de su pueblo Israel y le concedió una dinastía que permanecería por siempre. Con David comienza una dinastía nueva de la que nacerá el Mesías, Jesús, que será llamado (Hijo de David).
LOS PROFETAS: Casi todos los reyes que siguieron a David y a su hijo Salomón rompieron la Alianza con el Señor. Después muchos israelitas abandonaron también al Señor para seguir a los ídolos. Al apartarse de Dios, se mostraron violentos e injustos con los demás. Pero el Señor hizo surgir de en me dio del pueblo a los profetas para seguir manifestando a los hombres su designio de amor y de salvación irrevocable.
EL DESTIERRO: Israel no quiso oír a los profetas y puso su confianza en las fuerzas humanas. Nabucodonosor arrasó el templo, la ciudad y las murallas de Jerusalén y se llevó, cautivos, a Babilonia, a los hombres más capaces e influyentes del pueblo, pero Dios consoló a su pueblo y le prometió hacer con él una Alianza Nueva. Dios liberó a su pueblo en tiempos de Ciro y los judíos volvieron a la patria y reconstruyeron el templo.
LOS SABIOS: Cuando los judíos entraron en contacto con otras culturas paganas, que ponían en peligro la fe de sus más valiosas tradiciones, Dios instruyó a su pueblo por medio de los Sabios israelitas que ayudaron a los judíos a descubrir a Dios en la vida de los hombres de cualquier tiempo, raza y cultura.
Muchos entregaron su vida hasta el martirio por defender su fe en el Único y Verdadero Dios.
LOS POBRES DE YAHVÉH: En la etapa final del Antiguo Testamento, Dios hizo brotar en medio de su pueblo un pequeño “resto”, débil y pobre, que vivía con a confianza sólo puesta en su Señor. Del pequeño pueblo de los pobres de Yahvéh nació María, de la que nació Jesús, el Mesías Salvador.

CRISTO ES LA MANIFESTACIÓN PLENA DE DIOS
Dios llevó a plenitud la historia de su Alianza con los hombres, enviando al mundo a su Hijo único, para establecer con los hombres, de toda raza, pueblo y nación, una Alianza nueva y definitiva: Dios se reveló progresivamente a los hombres, por medio de los profetas y de los acontecimientos salvíficos, hasta que culminó su revelación enviando a su propio Hijo (DGC 40). En Cristo la religión ya no es un ((buscar a Dios a tientas» (cf. Hch 17,27), si no una respuesta de fe a Dios que se revela: respuesta en la que el hombre habla a Dios como a su Creador y Padre; respuesta hecha posible por aquel Hombre único que es al mismo tiempo el Verbo consustancial al Padre, en quien Dios habla a cada hombre y cada hombre es capacitado para responder a Dios. Más todavía, en este Hombre responde a Dios la creación entera (TMA 6).
El Hijo de Dios se hizo uno de nosotros: Renunció a la gloria divina que le correspondía como Dios para hacerse hombre verdadero; por eso se dice que: Se anonadó o se despojó de su rango por nosotros. Esto es: Aceptó las condiciones de vida de aquellos a quienes amaba.
San Clemente de Alejandría lo expresaba así, en el siglo II, en una de sus catequesis: “El Hijo del Hombre vino en persona a la tierra, se revistió de humanidad y sufrió voluntariamente la condición humana. Quiso someterse a las condiciones de debilidad de aquellos a quienes amaba, porque quería poner nos a nosotros a la altura de su propia grandeza”.
Jesucristo es el tesoro escondido y la perla preciosa que el hombre busca con ansiedad para hallar la felicidad completa:
El cristianismo comienza con la Encarnación del Verbo. Aquí no es sólo el hombre quien busca a Dios, sino que es Dios quien viene en persona a hablar de sí al hombre ya mostrarle el camino por el cual es posible alcanzarlo (TMA 6). Cristo es la perla preciosa que el Padre ha entregado gratuitamente al mundo para que se salve por él: Tanto amó Dios a/mundo que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna (Jn 3,16).
San Juan de la Cruz, haciendo alusión a las muchas preguntas que el hombre le dirige a Dios para llegar a conocer misterios y secretos escondidos, pone en boca de Dios las siguientes palabras: “Si te tengo ya habladas todas las cosas en mi Palabra, que es mi Hijo, y no tengo otra, ¿qué te puedo Yo ahora responder o revelar que sea más que eso? Pon los ojos sólo en Él, porque en El te lo tengo dicho todo y revelado, y hallarás en Él aún más de lo que pides y deseas” (Subida al Monte Carmelo, Lib. II, Cap. 22, 5).
En Jesús se ha revelado plenamente al hombre la vocación de todo hombre: Cristo, Redentor del mundo, es aquel que ha penetrado, de modo único e irrepetible, en el misterio del hombre y ha entrado en su corazón: En realidad, el misterio del hombre sólo se esclarece en el misterio del Verbo encarnado (RH 8).
El encuentro con Jesucristo es la respuesta ofrecida por Dios a todas nuestras preguntas más radicales y a todos nuestros de seos de felicidad: Yo buscaba el camino para adquirir un vigor que me hiciera capaz de gozar de ti, y no lo encontraba, hasta que me abracé al mediador entre Dios y los hombres, el hombre, Cristo Jesús, el que está por encima de todo, Dios bendito por los siglos, que me llamaba y me decía: Yo soy el camino de la verdad y la vida (San Agustín).

EL DIRECTORIO GENERAL PARA LA CATEQUESIS DICE...
La acogida de la revelación de Dios, en su Hijo Jesucristo, es el primer paso para acercarnos a El, amarlo, seguirlo y anunciar lo a los demás. Lee este texto con amor de discípulo y contempla insistentemente a Jesucristo para que por El llegues a conocer el misterio íntimo de Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo:
Es tarea propia de la catequesis mostrar quién es Jesucristo: su vida y su misterio, y presentar la fe cristiana como seguimiento de su persona. Para ello, ha de apoyarse continuamente en los evangelios, que “son el corazón de toda la Escritura, por ser el testimonio principal de la vida y doctrina de la Palabra hecha carne, nuestro Salvador”. El hecho de que Jesucristo sea la plenitud de la Revelación es el fundamento del “cristocentrismo” de la catequesis: el misterio de Cristo, en el mensaje revelado, no es un elemento más, junto a otros, sino el centro a partir del cual los restantes elementos se jerarquizan y se iluminan (DGC 41).

CUESTIONES PARA DIALOGAR
1. ¿Qué acontecimientos de la Historia de la Salvación han iluminado tu vida de manera especial? ¿Por qué?
2. ¿Son los Evangelios, corazón de toda la Escritura, el lugar de referencia obligado para la catequesis que realizas? ¿En qué notas que le das importancia y centralidad a la persona de Jesús en la catequesis que impartes?
3. ¿Qué momentos de la vida de Jesucristo te han llevado a conocerlo, amarlo, seguirlo y darlo a conocer más profunda mente?

REFLEXIONA Y PREGÚNTATE
Jesucristo, centro y culmen de toda la Escritura: Col 1,13-20.
1. Contempla a Jesucristo como el único Mediador de la salvación de todos los hombres y examina si ocupa también en tu vida el primer lugar.
2. ¿Vives la verdadera libertad alcanzada en Cristo y lo tienes como el único Señor del cielo y de la tierra, por el que alcanzamos la salvación?
3. ¿Reconoces la mano providente de Dios Padre manifestada en Cristo, por su Espíritu, en los acontecimientos de la historia de la humanidad y en tu propia historia personal?

PARA RECORDAR Y VIVIR
Revelación
Antigua Alianza
Nueva Alianza
Encarnación
Pedagogía divina
Conocimiento
Pobres de Yahvéh

TEN EN CUENTA QUE...
1. Tienes que presentar a Dios en la catequesis como fuente e impulso de todos los valores verdaderos y nobles. De Él nacen y en Él encuentran su plenitud todas las cosas creadas: visibles e invisibles.
2. Es urgente proponer en la enseñanza de la fe, la imagen de un Dios que potencia al hombre desde lo más profundo de su ser, comunicándole su propia vida, creándolo a su imagen y semejanza y llamándolo a la comunión de vida y amor con El, en su Hijo Jesucristo, por el Espíritu Santo.
3. Estudiar la Historia de la Salvación llevará a los que reciben la catequesis a reconocer la presencia viva de Dios en la historia de la humanidad y en su propia historia personal.
4. La Iglesia nunca ha dejado de narrar la historia del amor gratuito de Dios a los hombres que culmina con el envío de su Hijo Unigénito, Nuestro Señor Jesucristo, al mundo y la efusión del Espíritu Santo el día de Pentecostés.
5. Cristo, el Hijo de Dios hecho hombre, es la Palabra única, perfecta e insuperable del Padre. En El lo dice todo, no habrá otra palabra más que esta (CEC 65).

ORACIÓN
Jesús, fuerza y sabiduría de Dios, enciende en nosotros el amor por la Sagrada Escritura, donde resuena la voz del Padre, que ilumina e inflama, alimenta y consuela. Tú, Palabra del Dios vivo, renueva en la Iglesia el ardor misionero, para que todos los pueblos lleguen a conocerte, verdadero Hijo del hombre, único Mediador entre el hombre y Dios. Gloria y alabanza a ti, Oh Cristo, ahora y por siempre.
Amén.
Juan Pablo II

Tomado de:
Gil Miguel Ángel, Iniciarse como catequista (Temas básicos de formación, CCS, noviembre 2000


Niñez
Taller # 3

Estos talleres están diseñados para desarrollarse con niñas y niños de postcomunion. Aunque no necesariamente tiene que ser un grupo que haya tenido en conjunto la experienca sacramental.

Vive en Grupo Unido

Los seres humanos estamos hechos para vivir unidos unos con otros. Solos podemos muy poco. Necesitamos vivir en grupo para desarrollarnos, conocernos, tener amigos y ser felices.
Pero no vale cualquier grupo, ha de ser un grupo unido, donde todos estén unidos por la amistad y el amor mutuo, donde todos sean aceptados y queridos tal como son y puedan aportar sus cualidades, sus diferencias, sus ideas, sus cosas, su forma de ser, para enriquecer al grupo.
Un grupo donde nadie sobra porque todos son necesarios e imprescindibles.
Así es como Jesús quiere que llegue a ser el grupo de los cristianos.
El cristiano está llamado a vivir así.
Pero un grupo unido no se consigue de la noche a la mañana. Debe construirse día a día y vencer muchos obstáculos. Y es que son muchas las cosas que pueden destruirlo: el egoísmo, las peleas, las burlas, las mentiras, etc.
Pero son también muchas las cosas que lo construyen y favorecen su unidad: la amistad, el respeto, el diálogo y la escucha, el compartir, la alegría, la bondad, etc.
Si quieres que tu grupo sea un grupo unido, al estilo de Jesús, en este tema encontrarás un camino para lograrlo.

Juego: Construyendo un grupo unido
El modelo del carton del juego les será enviado por correo electrónico.

CASILLAS1 Alegría: Alegrar a todos con un chiste o cantar o silbar una canción para que la reconozcan.
2 Ayudarse: Conseguir: 3 pelos, 1 pañuelo, 3 zapatos y 1 cinturón que no sean de ustedes, y hacer 1 avión y 2 barcos de papel. Todo ello en 3 minutos. (El animador podrá añadir más objetos)
3 Paz: Siempre que se caiga en ella habrá que dar la paz a todo el grupo.
4 Amistad: Avanzar 4 casillas porque son amigos y hacer la prueba que toque.
5 Perdón: Hacer una escenificación en la que haya una ofensa y luego se pida perdón. (Duración mínima 2 minutos)
6 JESÚS: Con él se adelanta. Ir hasta la siguiente casilla donde ponga Jesús y volver a tirar.
7 Limpiar grupo: Escribir en un papel 2 actitudes o comportamientos que rompen la unidad de un grupo. Arrugar el papel y encestarlo en una papelera que esté a 10 pasos de distancia.
8 Construir grupo: Decir 3 síntomas que demuestran que un grupo está unido.
9 Reto 1°: Entre todos mantener un globo en el aire sin moverse del sitio. (Duran te 2 minutos)
10 Puente: Ir a la casilla 30 y aprender 3 números de teléfono de compañeros. Si no los memorizan se vuelve a la casilla 10. (4 minutos). Si se cae en la casilla 30 se hará lo mismo.
11 Bomba: En el momento en que se caiga aquí, todos a la vez simularán la explosión de una bomba. Los insultos son como una bomba contra la unidad, por ello tu equipo estará una ronda sin jugar por haber caído aquí.
13 Confianza: Con los ojos vendados, uno del equipo hará un recorrido con obstáculos guiado sólo por la voz de un compañero que estará lejos de él. (Dos minutos)
14 Colaborar: Recomponer un rompecabezas de 15 piezas en el que esté escrita la frase: El grupo, unido, jamás será vencido. (Un minuto de tiempo)
18 Compartir: Decir tres cosas que ustedes podrían compartir con los compañeros.
20 Conocerse: Decir el nombre (y apellidos) de todos los del grupo con los ojos cerrados.
22 Reto 2°: Todos se pondrán en fila y cogerán la pierna izquierda al de delante. Hecho esto, intentarán avanzar todos juntos, sin perder el equilibrio, dando al menos 6 pasos. (Dos minutos)
24 Compromiso: ¿Qué se comprometen a dar de ustedes mismos al grupo? (Contestan...)
27 Escuchar: De espaldas a todos, deberían identificar la voz de sus compañeros que imitarán cada uno a animales diferentes. (Tres minutos)
31 Reto 3°: Entre todos, y siguiendo un turno, decir 50 palabras que empiecen por (a,b,c... según elija el animador). No se pueden repetir palabras ni pasar a otro compañero si al que le tocaba no le sale ninguna. (Hay dos minutos de tiempo)
32 Calavera: Las peleas son la muerte de la unidad de un grupo, por ello retrocederán a la casilla de Salida para volver a empezar.
35 Solidario: Se unirán al equipo que va en segunda posición y llegarán juntos hasta el final.
36 Grupo Unido: Esperarán ahí hasta que lleguen todos los equipos.

Reglas• Hay pruebas en las que aunque caiga un equipo deberán participar todos los demás equipos. (Por ejemplo, los Retos)
• Si el equipo no supera una prueba, retrocederá dos casillas.
• Si un Reto no es superado por el grupo, el equipo que cayó en él no retrocederá dos casillas.
• No se pueden repetir las contestaciones de equipos que cayeron antes en la misma prueba.

Al final del juego comentamos
1. ¿Qué cosas hacen que un grupo funcione? Y cuáles hacen que se deshaga?
2. ¿En qué grupos has estado antes? ¿Cómo te fue? ¿Qué esperas de este grupo?
3. ¿Cómo has visto al grupo en el desarrollo de este juego? ¿Lo has pasado bien?
4. ¿Qué significado le ves a esta frase: “Lo importante no es llegar los primeros sino llegar juntos”?

DINÁMICA: El bingo de la UNIDAD
Jesús eligió a un grupo de personas para que vivieran siempre con él. Hombres y mujeres le seguían a todas partes y aprendían de él a vivir unidos como hermanos. Hoy también nosotros podemos aprender a vivir unidos como lo hicieron sus discípulos. Fíjate en todas estas palabras que para ellos eran muy importantes para alcanzar la unidad:
Paz Diálogo Compromiso Esfuerzo
Fe Perdón Escuchar Ayuda
Libertad Gratitud Alegría Compañerismo
Confianza Ilusión Sacrificio Solidaridad
Respeto Amistad Optimismo Organización
Compartir Fidelidad Amor Participación
Acogida Generosidad Responsables Comunicarse
Desprendidos Aceptación Bondad Sinceridad
Colaboración Fraternidad Superarse Servicio
Igualdad Tolerancia Entrega Verdad

Después de que el animador te aclare el significado de estas palabras, escribe en un cartón de bingo (Una tabla que puede ser de 6 columnas x 3 filas) las diez palabras que para ti son más importantes para que haya unidad en tu grupo, y que tú te comprometerás a hacer posible. Luego dirás al grupo por qué razón las has escogido.
Hecho esto, podrán jugar al bingo de la UNIDAD. Las 40 palabras se escribirán en pequeños papeles y se pondrán en una bolsa. El animador las irá sacando y nombrando. Si la que dice está en tu cartón, la tachas. Cuando completes una línea con todas tachadas, cantarás línea. Ganarás 5 puntos por línea cantada. Y cuando tengas todas las palabras tachadas, cantarás bingo y ganarás 15 puntos. Se podrá jugar tantas veces como quieras. Pero para ello tendrás que hacerte tus propios cartones de bingo.

CUENTO: Un equipo en la selva
Había una vez un león que era el Rey de la selva. Era un Rey justo que siempre buscaba el bien de su pueblo. Un día se le ocurrió una brillante idea. Formar un equipo de fútbol para jugar con los países vecinos y pasar lo bien. Así que rápidamente fue por la selva para elegir a sus jugadores.
Pasó por una pradera y vio a una jirafa. Pensó que jugaría muy bien de cabeza y la fichó para el equipo. Luego vio a un oso enorme que haría muy bien de portero y también lo fichó. Vio una gacela y un leopardo corriendo veloces como un rayo y pensó que serían los mejores delanteros para el equipo y los eligió. Y así fue escogiendo a sus jugadores según veía sus cualidades. A los monos y al tigre para ocupar el centro del campo. Un elefante y un rinoceronte para la defensa. Una liebre para volantes. Al final, después de mucho buscar, consiguió completar un equipo con once jugadores.
Pero el primer día de entrenamiento fue un desastre. El leopardo quería comerse la gacela. El oso quería atrapar a los monos. El elefante y el rinoceronte no paraban de pelearse. La liebre huía a toda prisa del tigre. Aquello no podía seguir así. El Rey, que era el entrenador, pitó muy fuerte su silbato y les hizo parar. Se había dado cuenta de que no se querían entre ellos por ser diferentes unos de otros.
Así que, antes de enseñarles a jugar al fútbol, les enseñó a convivir juntos, en paz para respetarse y aceptarse tal como eran. Si no, el equipo no funcionaría. Después de muchos días de entrenarse sólo en esto, llegaron a ser grandes amigos.
Entonces es cuando empezaron a jugar a fútbol. Y se lo pasaron tan bien aprendiendo este deporte, que llegaron a ser uno de los mejores equipos. Todo el mundo, al verles jugar, se admiraban de lo bien que lo hacían. Y cuando les preguntaban por qué jugaban tan bien, ellos con testaban:

—Porque somos buenos amigos y cada uno aporta al equipo lo mejor que sabe hacer.
Pro puesta de trabajo
1. Para dialogar juntos
1. ¿Por qué el rey león elige a sus jugadores con cualidades diferentes? ¿No sería mejor que todos fueran iguales para que el equipo fuera perfecto?
2. ¿Por qué el primer día de entrenamiento fue un desastre?
3. ¿Cómo crees que el entrenador les enseñó a convivir juntos y en paz? Imagínate y di cómo pudo ser el entrenamiento que les hizo hacer el rey león para que, al final, acabaran siendo gran des amigos.
4. ¿Dónde estaba su secreto para jugar tan bien?
5. ¿Crees que esto se podría aplicar a tu grupo? ¿De qué manera?
6. ¿Qué podrías aportar al grupo para que cada vez estuviera más unido?
7. ¿Cómo te gustaría que fuera el grupo donde estás? ¿Cómo lograrlo?
2. Lectura interactiva
Ahora el animador leerá el cuento y cuando diga una palabra clave todo el grupo deberá hacer rápidamente lo que corresponda sin equivocarse. Se trata de ver cómo estamos de compenetrados y sincronizados para hacer algo juntos.

PALABRAS CLAVE
Equipo: Cogerse de la mano, haciendo un corro y saltar todos a la vez.
Animales: Según el animal que se diga todos deberán hacer lo siguiente:
León: Hacer un rugido muy fuerte.
Jirafa: Subirse a la silla y estirar la cabeza.
Oso: Caminar pesadamente abriendo mucho la boca.
Gacela: Dar tres saltos en el sitio.
Leopardo: Correr un “sprint” sin moverse del sitio.
Monos: Imitar los sonidos y movimientos que hacen.
Tigre: Dar dos zarpazos al aire.
Elefante: Imitar con el brazo el movimiento de su trompa.
Rinoceronte: Ponerse a cuatro patas.
Liebre: Simular un quiebre de fútbol.
Jugar (y derivados): Dar dos palmadas y con un compañero o compañera cercana.
(Variantes: Leer el cuento sin leer las palabras clave y sustituirlas por el gesto. El que falle se elimina.)
3. El eslogan
Elijan un eslogan que identifique a su grupo y escríbanlo con letras grandes en una cartulina para colgar en su sala. Luego, en otra cartulina, pónganse de acuerdo para escribir los diez mandamientos del grupo unido.
4.Escenificar cuento
Se repartirán los personajes y se escenificará el cuento mientras el animador lo va leyendo. Con cartulinas y gomas elásticas, cada uno se fabricará la careta de su animal. Aquí están los modelos para las caretas. Podrán repetirse personajes para que todos puedan participar.

Explorando la Biblia
Los cristianos estamos llamados a vivir en comunidad, en grupo unido. Un grupo donde todos nos queremos como hermanos; donde cada uno aporta las riquezas que Dios le ha dado para bien de todos; un grupo donde todos somos necesarios e importantes; donde todos tenemos una tarea a realizar
Mc3,13-19
Jn 13, 34-36
Jn 17, 21
Hch 2, 46-47
Rm 12, 3-13
1 Co 1, 10
Ef 4, 1-3
1P 3, 8-9

JUEGO: El Tiempo es oro
El grupo se dividirá por equipos de dos o tres personas. Cada equipo tendrá una o dos biblias (es importante que tengan la misma traducción). El animador dará 6 minutos para que todos busquen y señalen en sus biblias las citas bíblicas del juego. Los equipos que consigan hacerlo en este tiempo sumarán tres puntos a sus marcadores.
El juego consiste en lo siguiente: cada equipo elegirá dos versículos sueltos de entre todas las citas que hay, y los escribirá textualmente en una hoja, indicando exactamente su cita (ej: Ef 4, 3). Podrán escoger otros dos de reserva por si durante el juego ven que otro equipo ha elegido uno de los suyos, aunque no sería problema el repetirlo.
Por turnos, un equipo leerá un versículo de los que ha elegido y los demás equipos tendrán minuto y medio de tiempo para identificarlo. Cuando lo hayan encontrado, escribirán en una hoja la cita exacta del versículo (ej.: Ef 4, 3) y rápidamente se la entregarán al animador. La primera hoja de las entregadas al animador dentro del tiempo, y que esté correcta, ganará cinco puntos para el equipo.
Para reflexionar
Ahora cada equipo elegirá, de las nueve citas anteriores, aquella que expresa mejor lo que ellos han visto, aprendido y descubierto en este tema. La leerán al grupo y dirán por qué razones la han escogido. Después, entre todos, elegirán el versículo que querrían hacer realidad en su grupo.
Para terminar
Ahora vamos a valorar lo realizado en este taller. Volverán a leer la introducción del principio y, teniendo en cuenta lo que allí se dice, revisarán todas las actividades que hayan hecho
Se trata de ver qué han descubierto o aprendido en cada apartado del taller y cómo lo han puesto en práctica a lo largo de todas las reuniones de grupo Rellenarán estos apartados todos Juntos.

JUEGO: Nos ha servido para descubrir...
DINÁMICA: Gracias a ella hemos reflexionado sobre...
CUENTO: Nos ha servido para...
BIBLIA: La Palabra de Dios nos ha dicho que...

1. ¿Cómo han ido las reuniones de grupo? ¿Cómo se han sentido en ellas?
2. ¿En qué nos ha ayudado el tema de este taller a mejorar como grupo?
3. ¿En qué cosas te ha ayudado a mejorar personalmente este taller?
4. ¿Cómo hemos llevado a la práctica el tema del taller en cada una de nuestras reuniones de grupo? ¿Y fuera del grupo?
5. ¿Qué frase piensas que le querría decir Jesús al grupo como resumen de todo lo visto?
Acabamos haciendo un momento de oración para poner en manos de Jesús todo lo que hemos vivido en este taller. Para prepararlo, elegirán entre todos una de las citas que más les haya gustado del apartado “Explorando la Biblia”.
Luego cada uno escribirá una oración o carta a Jesús dándole las gracias por algo que haya descubierto en el taller, o para pedirle alguna cosa que tenga relación con lo visto en el grupo, o que necesiten en estos momentos, o bien para decirle cualquier cosa que les nazca del corazón, porque la oración no es otra cosa que hablar desde la intimidad con nuestro amigo Jesús.
Prepararán también el lugar donde van a hacer la oración, colocando una imagen de Jesús o una cruz a la que todos puedan mirar. Pueden poner también a sus pies una Biblia abierta como signo de que Jesús está presente y quiere hablar personalmente con ustedes. Y cualquier otro signo que crean necesario para su momento de oración.
Esquema de la oración
1. Música de fondo para hacer silencio interior.
2. Nos ponemos mentalmente en la presencia de Jesús.
• El animador leerá esta frase de Jesús: «Allí donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos». (Mt 18, 20)
• Breve momento de silencio para sentirse junto a Jesús. Mirarle con los ojos del corazón...
3. Lectura de la cita bíblica escogida.
• Momento de silencio en el que si alguien quiere podrá comentar lo que le ha querido decir Jesús con esa lectura.
4. Leer las oraciones o cartas hechas anteriormente.
5. Rezar todos el Padrenuestro cogidos de la mano.
6. El animador concluirá haciendo una oración final.

Tomado de: Navarro José Real, El Tesoro del cristiano, Talleres para el tiempo de Postcomunion, CCS, 2001
Animacion
Pastoral Juvenil Salesiana Centroamerica
Animacion
Pastoral Juvenil Salesiana Centroamerica

This page is powered by Blogger. Isn't yours?